PRÁCTICAS SUPERVISADAS

La realización de prácticas permite al alumno un primer contacto con el ejercicio de la psicoterapia poniendo en práctica lo aprendido a lo largo de la formación de postgrado.

Las prácticas supervisadas son una oportunidad para aplicar los conocimientos adquiridos, donde el alumno tendrá que poner en práctica su capacidad de escucha terapéutica, establecimiento del vínculo con el cliente, recogida de información relevante, saber establecer el plan terapéutico, desarrollar la capacidad de resolución de problemas, saber cómo resolver las dificultades, etc.

A lo largo de la formación los alumnos tendrán que hacer un número determinado de prácticas individuales supervisadas. Estas prácticas podrán ser organizadas por IPEPH en Asociaciones y ONGs colaboradoras y por el propio alumno con entidades que firmen un convenio de colaboración con IPEPH, donde tendrán que documentar los casos que han tratado y el proceso terapéutico desarrollado.

Al finalizar las prácticas se realizará un informe que será evaluado por los profesores de la titulación, a través de las cuales se evaluará la aplicación de los conocimientos y las competencias adquiridas.